Cómo invertir en tecnología puede aumentar la rentabilidad y productividad de su negocio

La digitalización está de moda como el canal a través del cual empresas y profesionales pueden ofrecer un mejor servicio a sus clientes, reduciendo costes y tiempos de espera. Este proceso de digitalización ha dado pasos agigantados en los últimos dos años, motivado por la crisis del Covid19, momento excepcional en el que las empresas se vieron obligadas a adaptar sus sistemas para poder seguir ofreciendo un servicio a sus clientes a pesar de la distancia física que imponía las medidas de contención del virus.

No obstante, no podemos dejar que todos los pasos dados en este sentido se paralicen y las empresas debemos seguir apostando por la tecnología, por el desarrollo de aplicaciones que permitan una mejor gestión de nuestros negocios aumentando así nuestra productividad y rentabilidad.

Hemos de tener en cuenta, además, la tendencia a la digitalización que están poniendo en práctica las entidades con las que se relacionan las empresas en su día a día, tales como, administraciones públicas, entidades bancarias, agencias de seguros, empresas de gestión de riesgos laborales, etc.

¿Cómo puede ayudar la digitalización a nuestra empresa?

La digitalización y, más en concreto, el desarrollo de aplicaciones en el entorno empresarial nos ayuda a optimizar tiempos, aumentar la productividad y rentabilidad de nuestro negocio.

La experiencia de Grupo Gefiscal ETL Global nos dice que disponer de un ERP (Planificación de recursos empresariales), facilita en gran medida el trabajo diario en el entorno de la gestión diaria de una empresa, haciendo más fácil el acceso a la información por parte de todos los recursos humanos de la misma y minimizando errores en todos los procesos diarios. El control de datos de clientes, proveedores, gestión de artículos, gestión de tarifas de compra y de venta, optimización de las políticas comerciales establecidas con nuestros clientes y proveedores, control de la logística, control de cobros y pagos, la gestión de riesgo en cuanto a capitalización de recursos de la empresa y sobre todo, el control de los costes y los márgenes de beneficio, que son el talón de Aquiles de muchas empresas, en un entorno tan competitivo como en el que nos encontramos actualmente.

Tal y como apunta Juan José Ramos Ávalos, Responsable del Área TIC en Grupo Gefiscal ETL Global, la ventaja competitiva de un ERP para una empresa, es en mayor medida, la reducción del personal de gestión debido a la mecanización de procesos que pueden ser suplidos más efectivamente por la herramienta en cuestión, como, por ejemplo, los precios y descuentos con los que trabajamos con nuestros clientes. Esa reducción del personal no supone contar con menos equipo humano sino destinar este equipo a otras tareas y funciones, en definitiva, rentabilizar nuestra inversión en desarrollo de la tecnología.

Si dicha aplicación, además, integra de manera nativa la generación automática de la mayoría de los procesos de cartera de cobros y pagos, Tesorería, Contabilidad, Contabilidad Analítica y Contabilidad presupuestaria, nos ofrece además la descarga de tareas repetitivas que consumen tiempos y recursos, que pueden ser derivados para el análisis de datos y control, que históricamente quedan olvidados por falta de tiempo para su ejecución.

Como complemento, se torna cada vez más necesario, disponer de una herramienta analítica o Business Intelligence, que se encuentran actualmente en alza y que cada vez es más demandada por su alto valor en cuanto al nivel analítico de los datos que vamos proporcionando dentro del entorno del ERP.

En este reto, puede ser de gran utilidad el Programa Kit Digital aprobado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, que está dirigido a pequeñas empresas, microempresas y autónomos de cualquier sector, con ayudas de hasta 12.000 euros, con el objetivo de conseguir el avance en el nivel de digitalización de las mismas, gracias a subvencionar la implantación de diferentes soluciones digitales:

  • Sitio Web y Presencia en Internet: Expansión de la presencia en internet de la pyme mediante la creación de una página web y/o la prestación de servicios que proporcionen posicionamiento básico en Internet.
  • Comercio electrónico: Creación de una tienda online de compraventa de productos y/o servicios que utilice medios digitales para su intercambio.
  • Gestión de RR.SS.: Promocionar a las empresas beneficiarias en redes sociales.
  • Gestión de clientes: Digitalizar y optimizar la gestión de las relaciones comerciales con los clientes (CRM).
  • Business Intelligence y analítica: Explotación de datos de la empresa para la mejora del proceso de toma de decisiones.
  • Servicios y herramientas de Oficina Virtual: Implantar soluciones interactivas y funcionales que permitan la colaboración más eficiente entre los trabajadores de las pymes.
  • Gestión de procesos: Digitalizar y/o automatizar procesos de negocio relacionados con los aspectos operativos o productivos de las empresas beneficiarias.
  • Factura electrónica: El flujo de emisión de facturas entre las empresas beneficiarias y sus clientes.
  • Ciberseguridad: Proporcionar a las empresas beneficiarias seguridad básica y avanzada para los dispositivos de sus empleados, con sistemas antivirus, anti-spam, etc.
  • Comunicaciones seguras: Proporcionar a las empresas beneficiarias accesos remotos a sus sistemas y a la utilización de los recursos digitales.

El Bono Kit Digital, dependerá del tamaño de cada una de las empresas solicitantes, siguiendo el baremo establecido por esto los siguientes criterios:

  1. Segmento I. Empresas de entre 10 y 49 empleados – 12.000 euros
  2. Segmento II. Empresas de entre 3 y 9 empleados – 6.000 euros
  3. Segmento III. Empresas de entre 0 y 2 empleados – 2.000 euros

Estamos sin duda, ante una gran oportunidad para afrontar por parte de las empresas beneficiarias, de dar el paso a un comienzo en su digitalización de una manera sencilla, orientada por profesionales especializados y homologados para tal fin y con una contención en los costes de puesta en marcha y producción, que hace que dar ese paso inicial sea muy sencillo y asequible.

 

Ángel María Jiménez

Abogado
angel.jimenez@gefiscal.es

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES: