Derivación de responsabilidad subsidiaria: concepto y ejemplos

La derivación de responsabilidad subsidiaria es un proceso legal relativo a la satisfacción de deudas. Cuando no es posible cobrar la cantidad reclamada del deudor principal, el pago podrá ser reclamado a terceras personas o entidades. Estas personas o entidades serían sancionadas por ser corresponsables de las deudas ocasionadas por sus acciones o comportamientos.

Este mecanismo es un concepto crucial que está recogido y desarrollado en la Ley 58/2003 o Ley General Tributaria (ENLACE NOFOLLOW). Los fundamentos de la derivación subsidiaria se desglosan en el artículo 43 de esta ley. Mientras que del artículo 174 al 176 se detalla el procedimiento a seguir para hacer efectiva la responsabilidad subsidiaria.

Establecer un recurso legal como el de responsabilidad subsidiaria tiene como principal objetivo la lucha contra el fraude. De esta forma, la inspección cuenta con un mecanismo para poder responsabilizar entidades o personas que han actuado en connivencia con el deudor. A continuación, revisaremos algunos aspectos relevantes en relación con la responsabilidad subsidiaria.

Ejemplos de responsables subsidiarios en la ley

El artículo 43 de la LGT recoge todas las situaciones en las que podrá exigirse a una tercera persona o entidad responsabilidad respecto a la deuda. A continuación dejamos algunos de los escenarios más frecuentes en este sentido:

    • Administradores: los administradores que, por connivencia o falta de diligencia, hayan permitido la infracción, serán declarados responsables de las deudas y sanciones.
    • Bienes con cargas: las personas o entidades que hayan adquirido bienes con cargas o deudas tributarias pendientes serán responsables de los mismos llegado el caso.
    • Contratistas: una empresa que contrata los servicios de otra podría ser considerada responsable subsidiaria en determinados casos. Si la empresa contratada ocasionase deudas en el transcurso del trabajo y no estuviese al corriente de sus obligaciones tributarias, podría reclamarse la responsabilidad a la contratante. Para evitar esta responsabilidad, se debe exigir el Certificado de Contratistas y Subcontratistas, una prueba de que se está al corriente con Hacienda.
    • Administradores y Sociedades Pantalla: si se demuestra que se ha creado una figura para evitar las responsabilidades fiscales, sus creadores se convertirán en responsables subsidiarios.

Procedimiento de derivación de responsabilidad subsidiaria

El procedimiento de derivación de responsabilidad se inicia si las actuaciones generales para resolver las deudas no son fructíferas. De esta manera, se constata la insolvencia del deudor para afrontar los pagos y se buscará un responsable alternativo. Tal y como hemos indicado previamente, el procedimiento de reclamación a responsables se recoge entre los artículos 174 y 176. A continuación, detallaremos sus etapas:

    • Declaración de responsabilidad subsidiaria: agotados los medios convencionales, se reclamará la deuda a los responsables solidarios. Si los responsables solidarios tampoco pueden hacer frente a los pagos, se recurrirá a los subsidiarios. Una vez localizados, la administración dictará una declaración de responsabilidad con la sanción pendiente.
    • Notificación de la declaración: la declaración de responsabilidad se enviará a los responsables subsidiarios. Iniciado el proceso, se establecen 15 días para iniciar el trámite de audiencia.
    • Plazos y recursos: los responsables subsidiarios podrán solicitar que se revoque esta declaración. En el plazo de un mes pueden iniciar un recurso potestativo de reposición o una reclamación económico-administrativa.

Aquí queda explicado, de manera sintética, el proceso de derivación de responsabilidad. Cabe destacar que la Agencia Tributaria dispondrá de un plazo de cuatro años para efectuar dicho proceso. Esto sucede porque, después de cuatro años, las deudas con Hacienda prescriben y no podrán volver a ser reclamadas por la Administración Pública.

Esta acción está promovida y subvencionada por el SOC y financiada al 100% por el Fondo Social Europeo como parte de la respuesta de la
Unión Europea a la pandemia COVID-19
Subvención