¿Qué es el procedimiento contencioso administrativo?

El procedimiento contencioso administrativo es un procedimiento legal en España que permite resolver distinta clase de conflictos entre los ciudadanos y la Administración Pública. A través de esta vía, se busca proteger los derechos y garantías de los ciudadanos frente a acciones u omisiones de la Administración.

Puede ocurrir que la acción (o inacción) de los órganos administrativos públicos en su discurrir habitual genere algún prejuicio hacia el ciudadano. El contencioso administrativo sería la vía establecida para subsanar esa situación y compensar o restablecer el agravio ocasionado. 

Las sentencias emitidas en este proceso tienen un papel especialmente relevante. Los veredictos lanzados por la jurisprudencia en estos casos pueden establecer precedentes y criterios jurídicos para futuros casos. El contencioso administrativo está regulado por una serie de leyes y normativas en España que establecen las reglas y los plazos para su desarrollo.

En este sentido, la Ley 29/1998 (ENLACE NO FOLLOW), de 13 de julio es la más relevante al respecto. En ella se constata el marco jurídico para los procedimientos contencioso administrativo y determina las competencias y funciones de los órganos judiciales encargados de resolver estos asuntos.

 En esta entrada trataremos de resumir, de manera sintética, alguno de los aspectos más relevantes de la vía del contencioso administrativo.  Detallaremos, fundamentalmente, los requisitos para interponerlo, así como algunos aspectos importantes derivados de las sentencias de estos procedimientos. 

Requisitos para interponer un recurso contencioso administrativo

Es importante tener en cuenta que la interposición de un recurso contencioso administrativo está sujeta a ciertos requisitos formales y de plazos establecidos por la ley. Los más significativos son los siguientes:

  • Legitimación: la persona o entidad que interpone el recurso debe tener un interés legítimo en impugnar la decisión administrativa.
  • Agotamiento de la vía administrativa:  en la mayoría de los casos, es necesario haber agotado previamente todas las instancias administrativas y haber interpuesto los recursos previstos en la ley.
  • Plazo de interposición: existe un plazo determinado desde la notificación o publicación del acto administrativo para interponer el recurso contencioso-administrativo.
  • Documentación requerida: el recurso debe presentarse por escrito y acompañado de la documentación necesaria que respalde los argumentos de impugnación.

Procedimiento de los recursos contenciosos administrativos

Una vez interpuesto el recurso contencioso-administrativo, se sigue un procedimiento específico que consta de varias etapas:

    1. Admisión a trámite: la sala competente del tribunal revisa la admisibilidad del recurso y decide si procede su admisión.
    2. Contestación y prueba: la Administración Pública demandada puede presentar su contestación al recurso y aportar pruebas en su defensa.
    3. Vista y sentencia: el tribunal convoca a las partes a una vista oral, donde se exponen los argumentos y se presentan las pruebas correspondientes. Posteriormente, se dicta una sentencia que resuelve el recurso.
    4. Ejecución de la sentencia: en caso de que el recurso sea estimado, se procede a ejecutar la sentencia y a adoptar las medidas necesarias para restaurar los derechos vulnerados.

El papel de las sentencias en el contencioso administrativo

Las sentencias desempeñan un papel crucial en el contencioso administrativo. Son emitidas por los órganos judiciales competentes, que analizan las pruebas presentadas, evalúan los argumentos de las partes y resuelven el litigio. Tal y como hemos adelantado, el resultado de las sentencias pueden sentar precedente para casos similares en el futuro.

Estos resultados pueden tomar distintas vías. En primer lugar, el tribunal puede declarar la conformidad del acto administrativo impugnado. Es decir, ratificar que es válido y que se ajusta al derecho. En este caso, la Administración Pública podrá llevar a cabo las actuaciones correspondientes sin restricciones legales.

Por otro lado, el tribunal puede declarar la nulidad del acto administrativo. Esto implica que el acto se considerará anulado y que la Administración Pública debe retrotraer las actuaciones al momento anterior a la emisión del mismo. Para ello, se adoptarán las medidas necesarias para restablecer la legalidad y reparar los posibles perjuicios causados al demandante.

Adicionalmente, las sentencias podrían conllevar la anulación parcial del acto administrativo. Esto sucede cuando únicamente se declaran nulos algunos apartados o disposiciones del mismo. De esta manera es posible corregir y subsanar determinados aspectos sin afectar a la totalidad del acto. 

Es importante destacar que las sentencias en el contencioso administrativo tienen efectos vinculantes, tanto para las partes del proceso como para la Administración Pública. Esto significa que las resoluciones judiciales deben ser acatadas y cumplidas por todos los involucrados. En caso de incumplimiento, se podrán iniciar acciones de ejecución para garantizar lo establecido en la sentencia.

Esta acción está promovida y subvencionada por el SOC y financiada al 100% por el Fondo Social Europeo como parte de la respuesta de la
Unión Europea a la pandemia COVID-19
Subvención