Qué es un recurso contencioso administrativo

Un recurso contencioso administrativo es un procedimiento legal mediante el cual se puede recurrir una decisión o acto de una Administración Pública.

Este tipo de recurso se utiliza para impugnar decisiones de la Administración que afecten a los intereses de un particular, como por ejemplo, una sanción administrativa, un acto de expropiación o una resolución que deniegue una solicitud.

El objetivo del recurso contencioso administrativo es garantizar que las decisiones de la Administración se ajusten a derecho y se tomen de manera justa e imparcial. Es por eso que está dirigido a revisar la legalidad y la motivación de las decisiones administrativas y no a revisar su conveniencia o oportunidad.

Este recurso se interpone ante un órgano judicial especializado, el Tribunal Contencioso Administrativo, y su tramitación se rige por un procedimiento específico regulado por la Ley de la Jurisdicción Contencioso Administrativa. La resolución del recurso contencioso administrativo tiene carácter definitivo, lo que significa que no es posible interponer ningún otro recurso una vez que se ha dictado la sentencia.

Es importante destacar que el recurso contencioso administrativo no es el único mecanismo para impugnar decisiones administrativas, ya que existen otros recursos previos, como el recurso de reposición o el recurso jerárquico, que pueden ser utilizados antes de interponer el recurso contencioso administrativo.

¿Cuándo se interpone el recurso contencioso-administrativo?

El recurso contencioso administrativo se interpone cuando un particular considera que una decisión o acto de la administración afecta sus intereses de manera ilegal o arbitraria.

En general, se dispone de un plazo de dos meses a partir de la notificación de la decisión impugnada para interponer el recurso. Es importante tener en cuenta que en algunos casos, la interposición de un recurso previo, como el recurso de reposición o el recurso jerárquico, es necesaria antes de interponer el recurso contencioso administrativo.

¿Cómo interponer un recurso contencioso administrativo?

Para interponer un recurso contencioso administrativo, es necesario seguir los siguientes pasos:

    1. Recopilar la documentación necesaria: Es importante reunir toda la documentación relacionada con la decisión o acto impugnado, así como cualquier otro documento que pueda servir como prueba de los hechos alegados.
    2. Redactar el escrito de interposición: El escrito debe incluir los motivos por los que se impugna la decisión o acto, así como las pruebas que se aportan para apoyar las alegaciones.
    3. Presentar el recurso: El recurso se presenta en el órgano administrativo que adoptó la decisión impugnada o, en su defecto, en el órgano superior jerárquico. Es importante asegurarse de cumplir con los requisitos formales necesarios para la presentación del recurso, como por ejemplo, el pago de las tasas correspondientes.
    4. Esperar la resolución: Una vez presentado el recurso, la administración tiene un plazo para resolverlo. Durante este plazo, puede llevar a cabo investigaciones o audiencias para recabar más información.
    5. Recibir la resolución: Una vez emitida la resolución, se notificará al recurrente. Si la resolución es desfavorable, se puede interponer un recurso de apelación ante el Tribunal Superior correspondiente en el plazo de dos meses desde la notificación. Si la resolución es favorable, se considera que se ha resuelto el recurso contencioso administrativo y se ha protegido los derechos del recurrente.

Es importante tener en cuenta que interponer un recurso contencioso administrativo es un procedimiento legal complejo y puede requerir la asistencia de un abogado especialista en derecho administrativo para asegurar la correcta presentación del recurso y la defensa de los intereses del recurrente.

Esta acción está promovida y subvencionada por el SOC y financiada al 100% por el Fondo Social Europeo como parte de la respuesta de la
Unión Europea a la pandemia COVID-19
Subvención